El estofado de ternera es uno de esos platos que yo estoy en la creencia que nos acompaña a la humanidad desde que empezamos a dominar el fuego.

Básicamente podríamos decir que un estofado de carne es como cocinarían los hombres, o mejor dicho las mujeres primitivas, porque los hombres de hoy no saben hacer un huevo frito, ni que decir los primitivos. Pero al tema, cazarían cualquier animal y al principio se lo comerían crudo, luego cuando dominaran el fuego ya sería a la brasa y finalmente en cuanto consiguieran fabricar una cacerola, pues estofada. Ya su evolución llega hoy al Masterchef.

Hasta el descubrimiento de América no podíamos en Europa comer estofado de carne con patatas, porque estas sólo se cultivaban allí, así que en esto los indígenas americanos, nos adelantaban, sin conocer la rueda, tecnológicamente.

Y hoy día, dado que la gente moderna sólo come cosas que se hagan en la sartén, el microondas o vengan en un vaso de plástico para echarle agua caliente; no estaría de más que el estofado de ternera fuera un plato protegido por la OTAN, que lo declararan patrimonio de la humanidad o algo así, exentos quedarían por supuesto los veganos, para que no se sientan discriminados que les protejan el hervido de repollo.

Para aquellos que por motivos religiosos o políticos por ejemplo, no puedan comer carne de ternera, pues la pueden sustituir por carne de cerdo, que sale también muy rico. Las carnes blancas ya os contaré, tambien sirven pero para que no quede un poquito insípido hay que añadirle más cosícas, pero esa es otra historia.

Bromas aparte, la receta estofado de ternera es uno de esos platos de cuchara superfáciles de preparar y que no deben dejar de cocinarse. La gente joven no se hace una idea de lo fácil que es preparar un estofado de carne y ya veis que en cuatro líneas se puede explicar su elaboración. Lo que os puede hacer una idea de lo sencillo del tema.

Probad a prepararlo que veréis que cosa tan rica.

Add to Favourites