El pollo a la cerveza es una receta que comencé a preparar no hace demasiado tiempo. Me la enseñó mi prima Lolica que la había visto en una revista, la probamos, nos gustó y se incorporó al recetario familiar. Si la probáis seguro que os pasa lo mismo.

Es muy fácil de hacer, hay quien hace el pollo con cerveza al horno, incluso hay quien hace muslos de pollo a la cerveza o hasta el pollo a la cerveza con champiñones. Todas estas recetas están muy ricas, sobre todo la de los champiñones, pero la que os presento yo hoy es la más fácil de preparar, pollo con cerveza y punto, pero tendrá una particularidad que os va a gustar, y es la guarnición, que nosotras siempre lo hemos hecho con patatas, pero de una forma un poco especial.

Mi prima Lolica tenía un bar en Orihuela y hacía unas patatas bravas que ya os contaré, era muy popular y el truco era sencillo, os viene al final de la receta. Os quedará espectacular.

Y una cosíca os voy a decir: en esta misma receta podréis cambiar la cerveza por sidra. El puntito amargo que le da la cerveza cambiará a un toque dulzón que tendrá partidarios y detractores, eso ya os lo dejo a vuestro gusto o al de las personas para las que preparéis este magnífico plato.

Add to Favourites